[Hanasaku Iroha] Capítulo 3: Quiero brillar


Tercer capítulo de Hanasaku Iroha. Mis obligaciones estudiantiles y mi atraso con Madoka me ha hecho dejar un poco parada esta serie, pero terminada Madoka, tengo vía libre para ponerme al día en cuanto pueda, así que no os extrañéis si subo un par de capítulos en días seguidos. En fin, sin más preámbulos, sumerjámonos en la historia de esta peculiar posada, vista desde el punto de vista de Ohana.

En este capítulo podremos ver resuelto el primero de los, probablemente, muchos conflictos a los que se tendrá que enfrentar Ohana. Por otro lado, ya podremos comenzar a ver los primeros cambios actitudinales de Nako, y una faceta de la abuela de Ohana, hasta ahora desconocida.

Viciosilla…

Lo primero que me ha llamado la atención del capítulo nada más verlo ha sido la pasividad de Ohana, lo cual me extraña. Se ha dejado atar por Jiroumaru, el escritor, sin ningún tipo de resistencia, ¿qué demonios pretende? Dejando de lado los extraños fetiches del escritor, esta parte nos desvelará lo que “tramaba” él. No es ningún escritor, y ha vivido casi un mes en la posada, esperando a que le viniese la inspiración, pero nada. Ni para relatos eróticos sirve (o eso dice). Mientras se lamenta de su propia existencia, Ohana se compadecerá de él. Pese a todo, ella cree uno sólo no puede descubrir si sirve o no para algo. Su experiencia pasada en el capítulo anterior le llevó a cambiar su forma de percibir ese aspecto de su vida: depender de los demás no es bueno, sino todo lo contrario, ya que te permite aprender cosas nuevas y recibir apoyo. Y esto puede aplicarse al caso del escritor: sólo con la supervisión de otra persona podremos saber si valemos o no para algo. Jiroumaru es un tipo con aspiraciones, pero sin capacidades. Un quiero y no puedo, y esa frustración le lleva a actuar y comportarse así, quitándose importancia. Hay gente que tiene capacidades y su negatividad y pesimismo le hacen ver algo totalmente opuesto. Eso podría ocurrirle.

Como ya veremos, este capítulo se centrará casi en su totalidad en las inquietudes y preocupaciones del escritor. Y como también hemos podido observar, los aspectos más característicos de su personalidad: es muy impulsivo y un poco arrogante, y suele actuar sin pensar, lo que le lleva a hacer cosas ilógicas. Y una de ellas será el coger una furgoneta y largarse, tras ver el panorama de la posada. Quiere huir de todo, de ellos. Se siente mal y no cree en sus posibilidades. Tras su huida saldrán todos a su búsqueda.

Tras una larga persecución en coche como si de una película de acción se tratase, llegarán hasta donde se encuentra Jiroumaru. Aquí podría decirse que es donde se concentra lo más importante del capítulo. Jiroumaru está en lo alto de un acantilado, y amenaza con lanzarse. Se siente inútil, y culpable por todas las mentiras que ha dicho. Al momento llegará la dueña de la posada. Este momento, quizás, me sorprendió. Pude ver a una señora Shijima totalmente diferente. O, al menos, dando una opinión que podría chocar. Seamos objetivos, al principio de la serie nos la presentan como la típica señora seria y rancia. Y lo sigue siendo, aunque este comentario haya cambiado ligeramente mi opinión de ella. ¿Que qué dijo? “Mientras no te rindas, siempre habrá una oportunidad (de ganar ese premio)“. Shijima nos muestra un rostro más amable, más humano, y menos ligado a las normas que imperan en la posada.

Tras estas conmovedoras palabras, Jiroumaru se quedará pensativo un momento. Total, que ya que el lío estaba hecho, decide arrojarse por el acantilado. Un poco estúpido, la verdad. En ese momento Nako, ni corta ni perezosa, saldrá a su encuentro. Por fin hemos podido ver algo más de la tímida Nako. No es una evolución como tal, sino un acto que concreta un poco más su personalidad: pese a su timidez y aparente fragilidad, se esconde una chica valiente en los momentos cruciales. Y, por otro lado, su gran habilidad como nadadora que, como veremos luego, es una de las cosas que realmente le gustan. Incluso le sugerirá a Ohana si quiere que le enseñe. Todo un encanto de persona, vamos.

Pues bien, una vez Nako salva al inconsciente escritor, se retirará a descansar. Ohana le abofeteará por su comportamiento. En serio, a veces no la comprendo: demuestra una pasividad suprema al dejarse atar y ahora saca la mujercita y le arrea un guantazo a Jiroumaru. Supongo que sería una terapia de choque o algo… En cualquier caso, lo que viene a querer expresar Ohana es el insistir en las capacidades del escritor para salir adelante. Si él es capaz de ver en ella algo que ni siquiera ella misma ha sido capaz de ver, de ser un entusiasma, de querer (consciente o inconscientemente) lo mejor para los demás, tiene capacidades; es un verdadero escritor. Un par de sollozos, perdones y se acabó.

Este capítulo me ha parecido especialmente entretenido. El segundo me resultó un poco más insípido, pero no me disgustó. En este ya apreciamos algunos cambios, o algunas revelaciones de formas de actuar y pensar de algunos personajes. El principio empezó un poco extraño, pero supo desenvolverse bien, hasta un desenlace bastante alentador. Hay cosas que, como os habréis fijado, no he mencionado, por no considerarlas dentro del hilo conductor del capítulo. Pueden ser importantes para hacer un análisis psicológico de personajes o actuaciones, pero no tienen que ver directamente con la “trama de Jiroumaru”. Minko comiéndose las espinacas que tanto odia, Shijima rezando a su difunto esposo y hablando sobre su nieta, el mensaje de Kou-chan, las notas de “odio” de Minko a Ohana, etc. Todas y cada una de ellas tienen su significado, y se pueden comentar un poco: Que Minko acepte las espinacas, aunque sea a regañadientes pone de manifiesto que, pese a esa barrera inicial que crea sobre Ohana, la vemos capaz de aceptar a cumplir los deseos de otros. Shijima nos muestra su “otra cara”, más sonriente, mientras le reza a su marido. Por lo que estoy viendo, este anime podría acabar ofreciéndonos multitud de consejos y ejemplos que pueden ayudarnos a mejorar como personas. En el capítulo 2 vi algunos, y en este también, y creo que sería interesantes recogerlos, ¿no creéis?

Este capítulo nos enseña:

  • A no juzgar a nadie por una primera impresión inicial.
  • Aprender que debemos apoyarnos en los demás si vemos que no somos capaces de realizar algo por nosotros mismos: ellos podrían guiarnos.
  • Debemos intentar ver nuestros aspectos positivos y negativos. Y, si no podemos, deberíamos intentar que alguien nos lo dijese: muchas veces no somos capaces de ver lo que nosotros mismos somos, y hemos de recurrir a otras personas.
  • Hay que animarse: si algo no sale bien, debemos volver a intentarlo. Sólo fracasarás en el intento cuando te hayas rendido definitivamente.

Y ahora ronda de cuestiones, ¿podremos responder a algunas?

1. ¿Por qué se lleva Satsuki tan mal con su madre?
2. ¿Qué sucederá con Kou y Ohana?
3. ¿Hay alguna razón por la cual Enishi y Satsuki chocaban un poco?
4. ¿Quién es esa despampanante mujer del coche rojo?
5. ¿Por qué tiene tan mala fama Satsuki en la posada?
6. ¿Por qué Minko es tan fría con Ohana?
7. ¿Qué tipo de problema hubo entre la abuela de Ohana y su madre?
8. ¿Qué ha llevado a la abuela de Ohana a comportarse de esa forma tan fría y rancia?
9. ¿Podrá sobrellevar Ohana estudio y trabajo?
10. ¿Qué razones llevan a una niña de 16 años como Minko a vivir en una posada?
11. ¿Por qué Satsuki es una madre tan descuidada en algunos aspectos?
12. ¿Por qué Nako es tan sumamente nerviosa y se entrecorta constantemente? ¿Le pasa algo con Ohana?
13. ¿Qué pasará con el escritor pervertido? Tras descubrirse la verdad, huirá y montará un numerito que casi le cuesta la vida. Para pagar las facturas, acabará trabajando en la posada.
14. ¿Cómo era el padre de Ohana?
15. ¿Quién fue el marido de Shijima, ya fallecido?
De nuevo, muchas preguntas sin respuestas. Supongo que irán desvelándose poco a poco a medida que vayamos viendo más capítulos. De todas formas, si bien las preguntas pueden ser orientativas, creo importante resaltar en la importancia que juega también la psicología de los personajes. Así pues, creo que voy a ir haciendo una pequeña lista donde ir apuntando todos los cambios de la psicología de los personajes, entendiéndose como evolución o simple cambio, ya sea para mejor o para peor. Creo que así podremos llevar un mejor control de todo. Veamos:

Shijima

(Cap. 3): Nos muestra un rostro más amable al decir todas esas cosas bonitas sobre la esperanza y las oportunidades.

Nako

(Cap. 3): Vemos realizar un acto de valentía al ir a salvar a Jiroumaru. Su postura hacia Ohana se abrirá un poco, aceptando que se equivocó al no enseñarle bien las tareas de una empleada a Ohana.

Jiroumaru

(Cap. 3): Su pesimismo se verá borrado gracias a las reconfortantes palabras de Ohana. Promete trabaja en la posada para pagar sus deudas.

Publicado el mayo 13, 2011 en Análisis/Reseñas, Anime y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: