[Hanasaku Iroha] Capítulo 8: Elitismo


Octavo capítulo de Hanasaku Iroha. Mis percepciones sobre la serie en general se han visto trastocadas ya que, debido a fuentes de información que consulté hace poco, la serie ocupará dos temporadas de anime con lo que harían unos 26 capítulos aproximadamente. Así puedo entender, entre otras cosas, por qué no había surgido ningún conflicto de gran importancia. Pero sigamos, que hay capítulo para hablar un rato. Y recordad, que ahora publico sólo Lunes, Miércoles y Viernes. Cosa de los exámenes. Seguid leyendo.

Con el capítulo ocho comienza lo que podría denominarse como “un arco argumental”, o capítulo que no termina de ser autoconclusivo por sí mismo. Nos dejan con la curiosidad en el cuerpo, con ganas de saber más.

Los focos temáticos en esta ocasión serán cuatro: el desvanecimiento de Shijima, las nuevas reglas de Takako en la posada mientras la dueña está ingresada, el esfuerzo de Ohana por querer mantener los deseos de su abuela y el posible reencuentro entre Kou y Ohana.

Para empezar, podríamos decir que todo el capítulo se articula a partir del desmayo que tuvo Shijima en la posada. Todos los hechos que se desencadenan son a raíz de esto. En ese capítulo podremos llegar a saber hasta qué punto llega el interés de la abuela de Ohana por querer mantener la normalidad en la posada. Ese “estúpida” que le soltó a Ohana en medio del desvanecimiento se debió su deseo de preservar la tranquilidad en Kissui. Los clientes son lo primero, debemos tratarlos a todos con igual respeto, y evitar preocuparles o perturbarles por algo. Y, como veremos después, su dedicación hacia ellos es total y plena. El cuaderno que encontró Ohana en el dormitorio de Shijima estaba lleno de notas de todos los clientes, sobre sus gustos, preferencias, etc. Una actitud loable, ya que nos demuestra su infinita dedicación hacia todos los huéspedes, para tratar de agasajarlos y hacer de su estancia un momento inolvidable. Este capítulo (al menos para mí) hace que mi respeto hacia Shijima vaya creciendo más y más. Puede ser severa, pero eso no quita que sea una persona muy atenta y dedicada en cuerpo y alma a su oficio.

¿Moshi moshi? Kou-chan DESSSSSSSSSSSSSSU~

Pero ahora está en el hospital, y Takako ha llegado de nuevo a la posada. ¿Ha pasado ya un mes o ha sido Enishi la que le ha llamado expresamente aunque no haya pasado el mes? Sea como sea, lo cierto es que Takako está comenzando a hacerse una asidua de la posada. Y pese a sus desvaríos, tiene cierto encanto. Como dije hace un par de capítulos, defendí la postura de Takako de querer renovar el ambiente. En este caso, la idea que se trae entre manos no la comparto. Como habréis visto, unos periodistas de incógnito se han colado en la posada para hacer un análisis exhaustivo de ella. Jiroumaru, que creerá que dos chicas y un joven son los “sospechosos”, defenderán la idea de Takako de dar un trato preferente a ellos tres, pues son sospechosos de ser los infiltrados. El plan se pondrá en marcha según lo previsto, ante la mirada desaprobatoria de Ohana. Su abuela se enfadaría muchísimo si se supiese que están actuando de esa forma, pues ella siempre se ha situado en la postura del “tratemos a todos por igual”. Takako nuevamente, antepondrá el obtener una fama rápida a todo lo demás. Sus ideas pueden significar un “Si ahora hacemos esto, aunque sea temporalmente, quizás luego no tengamos que hacerlo” o algo por el estilo. Quiero creer que es eso, que ese interés desmesurado por agasajar a ciertos inquilinos sea sólo algo temporal, una idea construida para que sirva sólo de impulso a un mayor reconocimiento de la posada. Su interés por hacer de la posada un sitio mejor es algo que hemos de tener en cuenta positiviamente. Sin embargo, peca de hacer las cosas de una forma un poco “ortodoxas”, o de una forma que difiere bastante de la forma de hacer negocio de Shijima y su ética.

¡La fulana amante de los negocios y la buena vida ha vuelto! ¡¡HUYAMOS!! (NO)

Pero no nos hemos de olvidar de Ohana, que asiste a todo esto de forma muy escéptica. Y finalmente reventará: no va a permitir que Takako siga con eso adelante. Sabe que ha habido una entrada de clientes bastante grande, que falta personal (Tohru, Shijima y Nako), y que Renji está totalmente anulado (el trabajar bajo presión es totalmente contraproducente para él), pero que eso no es razón para dar un trato preferente a aquellos que creen que son los infiltrados. Hay que esforzarse, incluso en momentos duros, o de tensión, y no podemos dejar que la adversidad nos amedrente. Por eso le pedirá ayuda a Nako, que llegará al momento, a la par que Ohana abandona la posada para ir a buscar a Tohru personalmente, que se ha ido a una boda (al parecer). Ohana nos demuestra, una vez más, de qué pasta está hecha. Hace todo esto por su abuela, porque ha confiado en ella. Y ese esfuerzo estará por encima de todo. Se enfrenta a los problemas que surgen con una decisión que puede parecer impropia de su edad.

Y frente a ustedes, el sombrero-florero que usaba mi tía abuela Gumersinda...

Finalmente, el último de los focos que quería tratar es el del posible reencuentro entre Kou y Ohana. Él va a visitarla, y quiere hacérselo saber, pero una pérdida de cobertura dejará el mensaje a medio terminar. Ohana pensará que, por lo que ha dicho, es que tiene intención de ir a verle, pero no que va a ser “ya”. Ella está en el lugar donde se celebra la boda a la que está asistiendo Tohru, mientras que Kou, al final del capítulo, llegará a la parada de tren donde se supone que está la posada. ¿Habrá un posible reencuentro? ¿Cómo será? ¿Qué ocurrirá? ¿Se recuperará Shijima? Parece que este capítulo ha revitalizado la sección de “dudas y preguntas”, lo cual me alegra.

En este capítulo aprendemos:

  • Que el refrán “Vísteme despacio que llevo prisa” se cumple a la perfección en Renji. Es mejor hacer las cosas un poco más despacio y bien que rápido y mal. En su caso, la presión a la que fue sometido le anuló completamente.
  • La amistad también incluye el ayudarse mutuamente si la situación lo requiere. Nako marchó a la posada a petición de Ohana, a pesar de tener el día libre.
  • Deberíamos tratar a todos por igual. El mundo está lleno de desigualdades, pero quizás deberíamos empezar por nosotros mismos. Shijima ya lo hace.
  • Que en momentos de tensión o presión, lo mejor es esforzarse más si hace falta para poder salir del atolladero.

Y ahora, ¡sección de preguntas! Aquí traigo un par de preguntitas nuevas, ¿qué nos depararán los próximos capítulos?

1. ¿Por qué se lleva Satsuki tan mal con su madre?
2. ¿Qué sucederá con Kou y Ohana? Ohana parece no estar muy clara por los verdaderos sentimientos que siente hacia Kou. Ella misma se replantea sus sentimientos hacia Kou; ¿es o no es amor?
3. ¿Hay alguna razón por la cual Enishi y Satsuki chocaban un poco?
4. ¿Quién es esa despampanante mujer del coche rojo? Es Takako, una asesora de negocios, que viene una vez al mes a la posada a sugerir posibles cambios que puedan introducirse para revitalizarla.
5. ¿Por qué tiene tan mala fama Satsuki en la posada?
6. ¿Por qué Minko es tan fría con Ohana?
7. ¿Qué tipo de problema hubo entre la abuela de Ohana y su madre?
8. ¿Qué ha llevado a la abuela de Ohana a comportarse de esa forma tan fría y rancia? No creo que esa sea su personalidad real. Simplemente, es severa. Si fuese una rancia no creo que sonriese mucho.
9. ¿Podrá sobrellevar Ohana estudio y trabajo?
10. ¿Qué razones llevan a una niña de 16 años como Minko a vivir en una posada? Quiere convertirse en una buena cocinera, y por ello ha recurrido a entrar a trabajar en esa posada, pese al impedimento inicial de sus padres.
11. ¿Por qué Satsuki es una madre tan descuidada en algunos aspectos?
12. ¿Por qué Nako es tan sumamente nerviosa y se entrecorta constantemente? ¿Le pasa algo con Ohana? Debido a su “miedo” a mantener contacto con gente poco conocida. Con los demás de la posada se comporta de forma más o menos relajada. Esta actitud de Nako hacia Ohana irá empezando a remitir.
13. ¿Qué pasará con el escritor pervertido? Tras descubrirse la verdad, huirá y montará un numerito que casi le cuesta la vida. Para pagar las facturas, acabará trabajando en la posada.
14. ¿Cómo era el padre de Ohana?
15. ¿Quién fue el marido de Shijima, ya fallecido?
16. ¿Por qué entró Nako a trabajar en la posada Hissui? Porque quería cambiar, ya que de pequeña era una chica muy tímida y retraída. Pensó que si entraba a trabajar, su timidez inicial hacia otras personas iría desapareciendo.
17. ¿Afectará a Minko el ver cómo Tohru (supuestamente) salía con Yuina? Le afectó, pero sólo temporalmente. Al final, se resuelve el malentendido: Tohru fue allí a cubrir una baja, y fue a dar una vuelta con Yuina porque a esta le apeteció.
18. ¿Surgió o surgirá alguna rencilla entre ambas posadas? Por alguna razón, tengo esa sensación, pero no estoy seguro.
19. ¿Siente Tohru algo por Ohana?
20. ¿Surgirán problemas económicos de algún tipo en la posada?
21. ¿Qué sucederá con el ingreso de Shijima en el hospital?
22. ¿Qué hay dentro de la puerta tras la que mira Ohana?
23. ¿Quién será el verdadero “infiltrado” en la posada que se encargará de evaluarla?
24. ¿Tendrán Kou y Ohana su encuentro de forma inminente?

Nako: "Jijiji, me pesan las tetas, y por eso voy así..."

Y ahora, nuestro pequeño rincón donde apuntamos pequeños detalles de la personalidad de cada personaje, posible evolución, etc.

Shijima (la abuela de Ohana)

(Cap. 3): Nos muestra un rostro más amable al decir todas esas cosas bonitas sobre la esperanza y las oportunidades.

(Cap. 5): Vemos que, en realidad, no es tan “arpía” como un puede pensar en un principio. Es severa y firme, pero no por ello tiene que ser una mala persona.

(Cap. 8): Se preocupa muchísimo por el bienestar de los clientes. Ya son varios los detalles que se han ido mostrando antes, pero ahora mucho más.

Nako

(Cap. 3): Vemos realizar un acto de valentía al ir a salvar a Jiroumaru. Su postura hacia Ohana se abrirá un poco, aceptando que se equivocó al no enseñarle bien las tareas de una empleada a Ohana.

(Cap. 4): Le cuenta a Ohana la razón por la que entró a trabajar en la posada. Juntas comenzarán a llamarse por apodos. Vemos a una Nako más abierta con Ohana.

(Cap. 7): Ella y Ohana comenzarán a llamar a Tomoe, Tomoe nee-san, lo que demuestra un mayor grado de aprecio hacia ella. Su relación mejorará.

(Cap. 8): Su relación con Ohana se verá reforzada. El que Ohana le pidiese su ayuda hizo sentirse más orgullosa de sí misma, ya que ve que puede ser de ayuda.

Jiroumaru

(Cap. 3): Su pesimismo se verá borrado gracias a las reconfortantes palabras de Ohana. Promete trabaja en la posada para pagar sus deudas.

(Cap. 5): Se dispone a recabar información sobre la “misteriosa desaparición de Tohru”. Llegará a pensar que es mejor escritor para novelas detestivescas que para novelas eróticas.


Minko

(Cap. 4): Sigue como al principio, pero su relación con Ohana se resiente, al criticar Ohana a Tohru. Está cabreada.

(Cap. 5): La actitud que toma frente a la vuelta de Tohru es clara, ya que se alegra. Se comporta de una forma menos cruel con Ohana al final del capítulo, como “recompensa” por haber visto el esfuerzo que Ohana ha realizado para solucionarlo todo, aunque en realidad no hubiera nada que solucionar.

(Cap.6): Como siempre, pero ahora se plantea un dilema, en el cuál no sabe qué hacer, ya que cree que a Tohru le puede gustar Ohana.

(Cap. 8): Sigue con su particular cara de “seria que no me aguanto ni yo”, pero últimamente parece que sólo se enfada con Ohana si esta le menciona a Tohru.

Ohana

(Cap. 4): No evoluciona como tal, pero comenzará a fraguarse en su interior un debate sobre lo que cree que puede sentir por Kou-chan. Su relación con Nako mejorará.

(Cap. 5): Vemos que es capaz de hacer lo que sea por tal de solucionar los problemas de los demás y, de paso, los suyos propios. Vuelve a mencionar a Kou y reflexiona brevemente sobre lo que siente por él.

(Cap. 7): Ella y Nako comenzarán a llamar a Tomoe, Tomoe nee-san, lo que demuestra un mayor grado de aprecio hacia ella. Su relación mejorará.

(Cap. 8): Hace todo lo que hace para ayudar a la posada y a su abuela, que deposita su confianza en ella.

Enishi

(Cap. 6): Descubre, gracias a la ayuda de Ohana, que no siempre tiene que llevarse a cabo innovaciones que rompan con lo anterior y que, además, introducir algún elemento nuevo no tiene por qué ser beneficioso necesariamente.

(Cap. 8): Sigue ciegamente los consejos de Takako (al igual que antes) sin pararse a pensar en qué es lo que realmente quiere su madre.

Tomoe

(Cap 7): Aprende que el ser adulta no tiene por qué ser peor que la juventud. Todo tiene sus cosas buenas y malas. Por otro lado, descubrirá que la rutina puede romperse de una forma muy sencilla, y estas pequeñas rupturas temporales serán necesarias para mantenerse motivado.

Renji

(Cap 8): El pobre no trabaja muy bien bajo presión…


¡Hasta el próximo capítulo!

Publicado el junio 3, 2011 en Análisis/Reseñas, Anime y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: