[Shuffle!] Capítulos del 1 al 6: Mi harén de color arcoiris


Con esta entrada inauguro otro de mis proyectos “secretos”: El análisis del anime de Shuffle! Como más o menos ha tenido una aceptación considerable el “analizar” capítulos y animes ya emitidos, me he lanzado a hacerlo con esta serie de 24 capítulos. El análisis saldrá todos los Domingos durante los meses de Julio y Agosto. En Septiembre se irán colocando según los vaya haciendo. Recordad que, para cuando hayáis leído esto, posiblemente esté en la playa, así que tengo los análisis suficientes como para cubrir todos los Domingos de los meses de verano. Estos análisis, tras terminar el verano, se irán colgando también AQUÍ. Lo paso también allí también porque fue donde comencé este proyecto, pero sólo hice este artículo, que ahora os reproduzco en este blog. No os preocupéis, los próximos capítulos serán individuales y algo más amplios. Sin más, os dejo con esta entrada. ¡Hasta la semana que viene!

Lo primero de todo, sería situarse. ¿Qué clase de anime es Shuffle! ? ¿En qué está basado? ¿Qué alicientes puede tener verlo? Yo, como fan acérrimo de los animes estudiantiles, este anime lleva queriendo ser catado por mí desde hace bastante tiempo, y ahora que cierto fansub se animó a sacar los BluRay (en inglés), me lancé y me puse a verla.

Opening del anime (“You”, cantado por YURIA)

¿Qué es Shuffle! ? Shuffle!, como parece obvio, es el título del anime. En inglés, la palabra “shuffle” significa “barajar”. ¿Qué puede llevarnos a pensar? Por ahora, poco, pero, debido al fenómeno de la aleatoriedad que envuelve el hecho de barajar una baraja (valga la redundancia) puede decirnos que, como todo, las cosas suceden de forma aleatoria, y es quizás el destino el que nos dicta qué carta nos tocará.

Divagaciones aparte, proseguiré con mi introducción inicial del anime, para que nos vayamos situando mejor. Shuffle! (シャッフル!) es una novela visual creada por Navel. Con contenido erótico (aunque aparece de forma muy tardía y no es mucho), el juego nos lleva asumir el control de Rin Tsuchimi que, a lo largo del juego, interaccionará con varias chicas, pudiendo beneficiarse a una al final del juego. Obviamente, esto implica que el juego tenga varios finales, según la mozuela que quieras llevarte al huerto. Y poco más que contar del juego.

Ending del Anime (“Innocence”, cantado por Miyuki Hashimoto)

¿Por qué verla? Bueno, quizás mi punto de vista sesgue un poco el comentario, pero creo que, con un poco de capacidad de análisis, puede establecerse una estructura en la cual se sostienen los personajes, sobre los cuales se podría ir apreciando una evolución a nivel personal, socioemocional, etc. Cuando veo un anime, siempre tengo eso en mente. En estos primeros seis capítulos aún no se ha podido ver una evolución clara de ningún personaje en concreto salvo, quizás, Kaede. Dicho esto, creo que sobran las presentaciones, y puedo dar paso a analizar, de forma no muy extensa, los capítulos que contiene Shuffle!; en este caso, los seis primeros. No hace falta decir que pueden colarse spoilers, así que os aconsejo que, si os animáis, os veais la serie, para ir creando una opinión diferente a la mía, lo cual siempre es constructivo y edificante para la creación de un pensamiento crítico:

Capítulo 1: El hermoso harén de color arcoiris

Como en todo primer capítulo de la gran mayoría de animes, se nos presenta un capítulo de carácter introductorio. En primer lugar, asistimos al primer momento del día de Rin, que es despertado bajo la cálida voz de Kaede. Poco después, nos explicarán la razón del por qué de su situación: Rin vive en casa de Kaede, ya que sus padres (y la madre de Kaede) fallecieron en un accidente de tráfico hace 8 años. El padre de Kaede trabaja en el extranjero, así que el día a día lo viven como si de una pareja se tratase.

El capítulo en sí no entraña más análisis. Simplemente, un capítulo donde se nos presentan a algunas de las compañeras de clase de Rin. Atendamos, eso sí, a la inverosimilidad del relato, ya que todo esto se desarrolla en un presente alternativo donde la barrera entre el mundo humano y el de los Dioses y los Demonios se rompió, pudiendo estos últimos ir y volver al mundo humano a placer. Será precisamente este el hecho que mayor relevancia tendrá en el primer episodio: Rin, sin quererlo ni beberlo, conocerá a dos chicas en situaciones diferentes que serán, al día siguiente, alumnas de nuevo ingreso en el instituto. No obstante, no serán chicas humanas: Una (Narine) vendrá del Reino Demoníaco, mientras que la otra (Sia), vendrá del Reino de los Dioses. Y, por si fuera poco, sus padres, que son los Reyes de ambos Reinos, afirman que Rin puede ser el marido potencial de ambas muchachas. Curioso, ¿no?

Y poco más que añadir al capítulo: una mera presentación con alguna que otra duda. ¿Se conocen de algo Sia, Nerine y Rin? ¿Afectará estos nuevos sucesos a la apacible vida diaria de Kaede?

Capítulo 2: Persecuciones, recuerdos y una chica de cabellos color lavanda

En esta ocasión asistimos, de nuevo, al asalto de Rin Tsuchimi por parte de unos fanáticos enloquecidos de Kaede, Nerine y Sia. Estas dos muchachas, que parecen haber conseguido un club de fans muy rápido (presupongo que han pasado semanas desde el día de ingreso de estas dos princesas) no soportarán que nadie le haga daño a Rin. Siendo esto así, asistiremos casi al comienzo del capítulo a un ataque defensivo de Nerine, con una explosión más típica de Dragon Ball que de una inocente y virginal serie de escolares.

Más tarde asistiremos a otro hecho importante del capítulo: la relación existente entre Rin, Sia y Nerine. Mientras Rin se esconde nuevamente de los enfurecidos fans de las tres estudiantes, asistirá a una conversación entre las dos princesas y Mayumi, una chica activa con heterocromía en los ojos. En esta, Rin escuchará el por qué de la llegada de Sia y Nerine al mundo humano, y por qué conocen éstas a nuestro genérico protagonista. Rin, oído esto, recordará vagamente los momentos que pasó con ellas hace ya bastantes años.

Poco después, veremos como Rin, de camino a casa, encontrará a una joven con rasgos infantiles mirar embobada a una máquina de peluches. Éste, preocupado, se la llevará a casa ya que ella no hará más que repetir que “por fin le ha encontrado”. Finalmente, bajo la aprobación de todos los presentes en la casa de Kaede, la chica de mirada perdida y baja estatura se quedará allí.

Nuevamente, nos surgirán dudas: ¿Quién es exactamente ella y qué relación tiene con Nerine? Al parecer, ella y Nerine eran vecinas. Pero, ¿por qué dicen que “es especial”? Al parecer, para pasar de un mundo a otro, es necesario un permiso, pero ella pudo atravesar las puertas sin problemas. ¿Por qué ha venido a buscar a Rin expresamente? Por ahora, del capítulo anterior hemos resuelto una duda (¿Se conocen de algo Sia, Nerine y Rin?), pero nos surgen todas estas. Parece que tendremos incógnitas para rato.

Capítulo 3: La chica de la lluvia y los suspensos

Tercer capítulo. Tras el primer y el segundo capítulo, donde nos presentan a todo el elenco de féminas de la serie, podría decirse que la serie como tal arranca en este tercer capítulo, en el cual asistimos a un contacto mucho mayor entre Rin y Sia.

Primula, la recién llegada, es una chica callada, taciturna y algo apagada. Por ahora, no es más que un personaje secundario, relegado a un segundo plano. Ella deberá quedarse en casa, debido a que no tiene ningún sitio al que ir. Por otro lado, ya en el instituto, descubriremos que a Sia le apasiona la lluvia, y se sorprende por la de maravillas de las que dispone la Naturaleza del Mundo Humano.

Mi papi tiene el pene más gordo y grande que tú (Jijijiji~)

Más tarde, ya en casa de Kaede, nos encontraremos al padre de Sia deshecho y furioso, porque teme que su hija suspenda y deba dar clases de refuerzo. Esta aparecerá por la retaguardia y le arreará un golpe que lo dejará K.O. momentáneamente. Kaede, tranquilamente, les explicará la realidad de los hechos, y que no se preocupen.

Así Rin, al día siguiente, irá a ayudar a Sia con los deberes. Momentos de tensión e incomodidades mientras estudian, debido, quizás, a la calentura de Rin, o a los puros y castos sentimientos de Sia. Ambas cosas son perfectamente factibles.

Finalmente, podremos ver un final de capítulo con tintes románticos (pese a que entre ambos no exista nada realmente… por ahora): Un caballeroso Rin que tiende su paraguas y no teme a mojarse por tal de acompañar a Sia de camino a casa (dicho sea de paso, tanto Sia como Nerine se mudaron al lado de la casa de Kaede). Sonrisas, frases conmovedoras y un hermoso primer plano del reflejo de ambos tortolitos en un charco de agua.

En conclusión: un capítulo entretenido, en el que veremos a Sia en una cantidad más abundante de fotogramas y conoceremos un poco mejor sus gustos, pero poco más. Digamos que en este capítulo no se abren más preguntas a las que podamos dar respuestas o elaborar hipótesis sobre acontecimientos futuros o que nos mantengan atentos a la serie.

Capítulo 4: Las tortillas nunca supieron tan bien

Cuarto capítulo de Shuffle!. Nuevamente, nos encontramos ante un capítulo que da poco pie a las dudas y las respuestas sin responder que tanto gustan. En esta ocasión, asistiremos al visionado de un capítulo centrado en Nerine.

En él, ésta recordará un poco mejor el pasado que los unía. En este capítulo, no obstante, el asunto que da nombre al capítulo no es otro que la inutilidad de Nerine en los asuntos culinarios. Ella, desesperada por que descubran que es una total inepta en la cocina, le pedirá a Asa, en secreto, que le ayude a ser una mejor cocinera para poder complacer a Rin. Si habéis visto todos los capítulos hasta ahora, observaréis que, en realidad, son las chicas las que lo hacen todo, mientras Rin, rodeado (quizás, sin quererlo) de su harén de colorines, se dedica a tareas de carácter ocioso. A ver si se pone a cocinar de vez en cuando.

Y el pene de mi padre es así de enooooooooooooooooooorme...

Pues, como decía, Nerine se encargará de aprender a cocinar bajo los preceptos de la desenvuelta Asa, bastante buena en temas de cocina. Mientras que todos se preocupan por la ausencia de Nerine (tanto en casa como el propio Rin), ella estará esforzándose al máximo en lo que mejor se le da: cascar huevos. Malinterpretaciones aparte, el capítulo se resolverá con el acto de caballerosidad de Rin que, al descubrir las intenciones de la chica de pelo azul eléctrico, emitirá un “Vale, el domingo veré lo que me has preparado. No tendría gracia si descubro lo que es”. Dejando de lado las posibles interpretaciones machistas que pueda tener este gesto (aunque, recordemos cómo es la sociedad nipona en estos aspectos), nos encontraremos ante un protagonista que sabe cómo complacer a una mujer. ¿Quieres hacer esto por mí? “Vale, hazlo, esfuérzate, que me gustará.” Esperemos que este don de lenguas no le pase factura en un futuro.

Y poco más que añadir. El capítulo se cierra con una bonita estampa de todos los chicos comiendo de la fiambrera de Nerine, que tiene nada más y nada menos que… ¡tortilla! Sí, sólo tortilla. Pero mira, para empezar no está nada mal.

Capítulo 5: Desayunos, Kaede, desvanecimiento y melancolía

Quinto capítulo. En esta ocasión veremos a nuestra encantadora Kaede en más fotogramas de la cuenta. No obstante, ello no implica que vaya a profundizarse en el personaje como tal. Más bien, podría decirse que se ahondarán en los sentimientos que yacen en lo más profundo de su corazón. Como ya decía el Opening “Aquellas palabras que escondo en lo profundo de mi corazón, algún día desearía poder contártelas”. Casi parece que la que escribió la letra fue Kaede. Este personaje, no os preocupéis, acabará siendo de vital importancia en todo el desarrollo de la serie. Tiempo al tiempo.

Para empezar, situémonos: Rin despierta de un sueño (o pesadilla) en el cual una pequeña Kaede llora enfadada bajo la lluvia, recriminando a éste que “no le perdonará”. ¿Qué podría significar esto? Sea lo que fuere, guardo esperanzas de que simbolice algo, para poder tomarlo como dato a archivar que deba ser respondido en futuros capítulos.

En este capítulo asistiremos a la bajada de moral (y defensas) de Kaede. Aconsejada por Rin a que no se esfuerce tanto por las mañanas y que prepare algo más simple, comenzará a hacer pucheros en un acto que, si bien puede entrañar un comportamiento infantiloide y estúpido, puede estar justificado. Recordemos que a Kaede le gusta Rin, pero no tiene el valor suficiente para decirle lo que siente (se da a entender en ciertos capítulos) y ve en su cuidado una forma de darle su cariño y afecto, así que es comprensible que el “haz menos comida” pueda ser traducido por un “Kaede, quiéreme menos”. De ahí su reacción.

Más tarde, asistiremos a otro acto de impotencia por parte de Kaede: mientras que los fans de Kaede, Nerine y Sia acechan nuevamente a Rin. Éstas dos, ni cortas ni perezosas, lo defenderán. Tras la explosión (nuevamente), veremos un Rin agradecido por la actuación de Nerine y Sia. Kaede, en un segundo plano, decide darle un nuevo uso al paraguas, como si de un florete se tratase. Un movimiento con el brazo hará que el paraguas se quede enganchado en unas alambradas y, mientras trata de quitarlo, Rin y sus fieles “concubinas” se marcharán corriendo a clase. Como ya habéis podido pensar, Kaede se siente culpable por no haber podido ayudar a Rin.

Esa misma tarde, Kaede, que se quedó en clases del hogar con Asa, se marchará sola a casa. El día comenzó bien, pero se fue tornando nuboso a lo largo del día. Sin paraguas, deberá marcharse a casa, mojándose.

A la mañana siguiente, tratará de hacer sus quehaceres diarios, pero se desvanecerá. Tiene fiebre y se encuentra indispuesta. ¿Debido al enfriamiento que cogió el día anterior? Es más que probable, pero quizás haya entrado en juego algún factor psicológico. Rin, para ayudarla, le preparará una suculenta comida.

¿Resultado? Un desastre. Tras una mañana sin ir al instituto, se presentarán en casa el harén multicolor para hacer un almuerzo y una cena de rechupete. Kaede, mientras tanto, descansa y reflexiona sobre las últimas semanas, en la que su vida se ha visto afectada. Tras ocho años en los que han estado conviviendo juntos sin problemas, de repente aparecen en sus vidas un par de muchachas que están locamente enamoradas de Rin. Sia y Nerine que, si bien lo hacen sin maldad, han provocado que el tiempo que Kaede pasa con Rin se reduzca considerablemente. Ella llega incluso a pensar que él le odia, mientras ahoga sus lágrimas en el colchón. No irá a cenar, pues se encuentra indispuesta… ¿O es que quizás no soporta la situación que ha vivido ese día y el día anterior?

Después de la copiosa cena, Rin subirá al cuarto de Kaede, a refrescarle la espalda. En ese momento, un breve seísmo sacude la ciudad. Kaede, asustada, se aferrará a Rin. Este, viendo la situación, tratará de calmarla y de decirle que debe tomarse las cosas con un poco más de calma. No le es ninguna molestia, y le ayuda en todo. Kaede sonría aliviada y concluye el capítulo.

En este quinto capítulo surgen un par de hechos que debemos recordar: en primer lugar, aquel extraño sueño en el que Kaede se enfadaba con Rin por algo que había hecho. ¿Qué es? ¿Tendrá algún tipo de conexión entre ellos o es algo puesto por rellenar? En segundo y último, comprobar que, si bien la situación de Kaede se resuelve, no será la última vez que pase por esos apuros. Hemos de recordar que Sia y Nerine siguen coladas por él, y que Asa también tiene ciertos sentimientos por Rin. ¿Qué les deparará el futuro? ¿Recaerá Kaede en episodios depresivos como este? Aún es pronto para comprobarlo.

Capítulo 6: Peluches, regalos y ropa interior

Sexto capítulo de nuestras colegialas multicolores. En esta ocasión, asistimos a un capítulo donde la protagonista será, sin lugar a dudas, Primula. Tras unos primeros capítulos en los que pasa totalmente desapercibida, aquí veremos cómo cobra una gran importancia en este capítulo, siendo ella la razón que da sentido al capítulo.

Tras la reconciliación de días antes, Kaede y Rin marchan al instituto, dejando a nuestra silenciosa y callada loli sola en casa. Tras trastear un poco por la casa y contemplar un suculento pastel que permanece envasado en el frigorífico, se pondrá a juguetear con su gato de peluche, que acabará descosiéndose por un lateral. Con la mirada neutra pero aparente nerviosismo, tratará de arreglarlo, pero no podrá. De pronto, le vendrán a la memoria algunos recuerdos que, por ahora, son bastante difusos y poco esclarecedores. Al parecer, ese peluche fue un regalo de alguien. Dicho esto, Primula, sin pensárselo dos veces, marchará al instituto en busca de…

Era obvio, ¿no? Pese a que Rin es un completo negado y cafre en todo aquello relacionado con las tareas del hogar Primula no dudará, en medio de un cambio de clase ir a comentárselo ante la mirada atónita de la clase, que miran con envidia (y dulzura) la nueva “adquisición” de Rin. Una servicial y maternal Kaede se acercará a Primula y, con ternura, le dirá que no se preocupe, que tiene arreglo. Dicho esto, Primula se marchará de vuelta a casa, ya que no es alumna del instituto y, como tal, debe permanecer fuera de él. Rin, preocupado por el tiempo (que amenaza lluvia) y por ella, irá en su busca, para acompañarla a casa.

Tras unos momentos de conversación bajo el toldo de una tienda, esperarán a que escampe un poco para regresar a casa. Eso, y que deben comprarle un sujetador a Primula (tras el momento de transparencias fanservice).

A la mañana siguiente, todas las chicas se pondrán de acuerdo en visitar a nuestro genérico casanova en búsqueda de la tumba viviente de Primula, para buscarle una ropa interior adecuada. Tiendas, jueguecitos, momentos algo picantes y mucho “kawaii~” de por medio habrá en la tienda de lencería a la que se dirigieron. Rin, que salió al poco de entrar (debido, probablemente a la calentura que ha podido estar cogiendo al ver a chicas escoger ropa provocativa y rozarse) pensará en Rimu-chan (Primula) y, mientras ellas siguen con sus jueguecitos y dudas, él irá en búsqueda de un peluche para la solitaria loli, a modo de regalo.

Mucho sudor, caminata y búsqueda le esperaría a Rin que, tras mucho tiempo, consiguió encontrar uno y volver a donde estaban ellas. Para haceros una idea, entraron poco después de la comida y salieron de la tienda con el Sol ya poniéndose. Ni en las series tardan poco en escoger ropa, oiga.

El final del capítulo será bastante reconfortante: el regalo de Rin a Rimu-chan le será de sumo agrado. Rodeará al gatito de peluche entre sus brazos y sonreirá, como un niño con zapatos nuevos. De este capítulo, pues, se puede sacar una duda o hecho que no se ha mencionado: ¿De quién era el peluche? ¿Por qué se lo regalaron? Parece que el personaje no hace más que acumular misterios y dudas. Esperemos sean resueltas a medida que se desarrolle la historia.

Publicado el julio 10, 2011 en Análisis/Reseñas, Anime y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Son de esos animes, ke tiene ke pasar años para que alguien le interese

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: